Skip to content

En menos de 40 días comienza la privatización definitiva de la Educación Superior

3 julio 2010

El 20 de Junio, desde el Ministerio de Educación se anunció que se comenzaría en 45 días con los primeros pasos de una gran reforma a la educación superior[1], es decir, la puesta en práctica del programa de Piñera que apunta a una mayor privatización de ésta.

Huelga decir que la privatización de la educación superior no es algo nuevo: el proceso comenzó en el gobierno militar, en los años 80. Podemos destacar de este periodo la eliminación de la gratuidad de los estudios universitarios, la disgregación de la U. de Chile en varias sedes regionales, la supresión de la democracia universitaria que en ese entonces había alcanzado niveles notables, la designación por parte del gobierno de rectores y decanos, una legislación educacional que permitió la creación del montón de universidades privadas que, con la dudosa etiqueta “sin fines de lucro”, se transan como empresas en el mercado (Como ejemplo, el grupo Laureate Internacional Universities, dueños de la Universidad de Las Américas, compró 2004 a la Universidad Andrés Bello, que a su vez compró el año 2008 a la Universidad Marítima), y cuyas cabezas son miembros de la derecha colaboradora de Pinochet, entre otras cosas. La Concertación no hizo mucho por revertir estos cambios y, de hecho, llevó a cabo una profundización de la privatización de la educación superior, con políticas como la creación del crédito con aval del estado, la competencia por fondos concursables, un sistema de acreditación que no convence a nadie, etc.

Y ahora, con un gobierno que tiene a la cabeza del país a los mismos que son o fueron miembros de directorios de universidades privadas (como Joaquín Lavín en la UDD, Herman Chadwick Piñera en la De Las Américas, Rubén Covarrubias, ex ministro de Pinochet, en la UM, y así la lista es interminable), o que son parte de los mismos Holdings que son dueños de éstas, no debería ser sorprendente la implementación de políticas que consagren la privatización de la educación superior que empezó hace tanto tiempo.

Es así como Juan José Ugarte, jefe de educación superior del Mineduc, presentó el día 20/06 las nuevas reformas educacionales donde se pretende en menos de 40 días crear  un nuevo consejo que agrupe a todas las universidades, sin importar si son estatales o privadas, paralelamente al CRUCH que agrupa sólo a las universidades tradicionales. A más largo plazo, se piensa 1) crear un sistema único de crédito para los estudiantes, que probablemente significará la eliminación del Fondo Solidario y su reemplazo por algo muy similar al Crédito con Aval del Estado, 2) La instauración de gobiernos corporativos en las universidades, con directorios designados por el gobierno y que contengan a empresarios y 3) eliminar el aporte directo del estado a las universidades (AFD) y reemplazarlo por fondos concursables por los que todas las universidades, sin importar su carácter estatal o privado, deberán competir. Esto perjudica sobre todo a las Ues estatales de regiones (que antes eran parte de la Chile), porque no tienen la capacidad operativa ni financiera para funcionar bajo condiciones de competitividad y aún así son las encargadas de brindar una educación pública a muchos jóvenes provenientes de estratos socioeconómicos bajos: son las que más urgentemente necesitan mayor financiamiento estatal.

Hemos llegado a tal punto, que el rector Victor Perez, conocido por su propuesta del Nuevo Trato con el Estado (que apuntaba a conseguir un 50% de financiamiento del estado hacia sus universidades que, no olvidemos, para La Chile es actualmente menos de un 14% del financiamiento total que recibe[2]),  pero también por su tibieza a la hora de criticar  las políticas gubernamentales de profundización de la privatización de la educación superior, se ha manifestado públicamente –en una ceremonia en presencia de Piñera– criticando al gobierno actual por la inminente implementación de estas reformas[3]. También hubo una manifestación de estudiantes en el mismo evento que terminó con una ilegal entrada de Carabineros a la Casa Central de la U y con varios estudiantes detenidos por causas dudosas en las afueras del recinto [4].

Ahora lo importante es ver qué hacemos nosotros como estudiantes en general respecto a esto que se nos viene encima rápidamente. Debemos tener siempre en cuenta que no podemos esperar  a que las discusiones e iniciativas se den siempre arriba en las altas esferas de la FECH, o incluso del CES y las mesas de los Centros de Estudiantes, creando movilizaciones carentes de sentido para la mayoría. Debemos informarnos activamente, tener una opinión formada, conversar de estos temas cotidianamente con nuestros compañeros y entregar nuestra opinión en los espacios de discusión realmente democráticos, como las asambleas. Debemos preocuparnos y participar porque este proceso no se dé nuevamente deslegitimado desde su nacimiento, sino que nazca desde y para todas y todos.


[1] http://diario.latercera.com/2010/06/20/01/contenido/18_30359_9.shtml

[2] El porcentaje restante se cubre con la venta de servicios a las empresas, más los aportes que ponemos las y los estudiantes con el arancel y las matriculas, haciendo patente el autofinanciamiento y la mercantilización actual de las Ues. Estatales.

[3] ver portada de El Mercurio del Jueves 24/06 y http://radio.uchile.cl/noticias/72332/

[4] ver diarios y declaración de la FECh en http://www.fech.cl

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: